Karma y Reencarnación

Karma y Reencarnación Estos dos temas forman parte de la filosofía básica de la antigua India que responden a las preguntas que todos nos hacemos. ¿De donde vengo? ¿A donde voy? ¿Porque soy hombre o mujer? ¿Pobre o rico? ¿Porque mi cuerpo es fuerte o débil? ¿Qué sucede después de la muerte? Nos preguntamos porque sufrimos la enfermedad o la pobreza, el engaño, la infidelidad o la injusticia.

La respuesta es que así como ahora somos maestros, abogados, médicos o amas de casa por nuestro deseo y esfuerzos realizados en el pasado, de la misma manera en esta vida somos hombres, mujeres u homosexuales por los resultados de nuestros deseos y esfuerzos de las vidas anteriores.

La Ley del Karma explica que cada acción tiene una reacción y que todo lo que vivimos en esta vida, tanto bueno como malo es el resultado de las acciones de nuestras vidas pasadas. Por lo tanto no puede haber injusticia. Todo lo que recibimos nos lo merecemos por ley natural y nosotros mismos lo generamos.

En esta misma vida cometemos errores. La vida nos pone en circunstancias donde hacemos sufrir a otros, a veces con intensión, a veces sin intensión. Si aceptamos la reencarnación, es muy posible haber estado en alguna guerra y haber matado, abusado, torturado o violado. Todas estas acciones tienen su reacción, a veces inmediata o en algún otro tiempo y lugar en el espacio. Como dice la ley de Newton. Y esto incluye nuestra próxima vida

Nos podemos preguntar: si esto es verdad ¿porque elegí tan mal? La respuesta es que podemos desear algo, pero no siempre lo vamos a conseguir, siempre dependerá de nuestro esfuerzo por lograrlo. Por ejemplo: Si quiero comprar un coche voy a elegir entre los más caros y bellos; pero quizás no tengo el dinero para pagarlo. Así mismo sucede cuando queremos ser el Rey o la Reina de algún bello lugar. Se nos concederá el deseo si lo merecemos, si hemos hecho los méritos adecuados para lograrlo, de otra manera no. Y quizás tendremos que conformarnos con ser líderes de algún club de barrio.

Así es como todo empieza a tener sentido. Yo encontré respuestas más allá de una religión. Todo se vuelve lógico y hay una solución a los grandes enigmas de la vida.

Gracias por leer esta nota.

Ramya Maya Das

Scroll to Top